OJOS QUE NO VEN… ¿CORAZÓN QUE SIENTE?


“¡Ay, amor eres un largo adios que nunca termina…!”
Octavio Paz

manos En ocasiones cuando nos enamoramos, no nos damos cuenta de quién nos enamoramos… es más es posible que ni siquiera tengamos una conciencia plena sobre si lo que realmente sentimos hacia esa persona es sólo una necesidad, un gusto, un deseo, un afecto o si efectivamente es un sentimiento de amor.

Y es que así como hablar de religión y política son temas demasiados complejos entre personas que tienen diferentes posturas de ver la vida, hablar de amor es algo tan relativo y subjetivo que no siempre significa lo mismo para dos personas que están en una relación.

Amamos a nuestra pareja con base a nuestra experiencia de vida, a lo que aprendimos de familia y a los cánones de vida  que hemos ido aceptando y  que aprendimos a significar en ese sentimiento; sin embargo en ocasiones no estamos conscientes de quienes nos enamoramos porque no podemos verlo como en realidad es.   frente

Y es que si bien en ocasiones nos cuesta trabajo y toda una vida conocernos a nosotros mismos porque nos estamos renovando constantemente; así mismo es de complejo conocer a otra persona.

Por eso creo que antes de decidirnos a dar un salto importante al momento de decidir con quién queremos involucrarnos debemos de por lo menos tener los ojos abiertos  (y con esto no me refiero exclusivamente a nuestro sentido visual) acerca de la persona con la que nos estamos relacionando interpersonalmente antes de decidir si realmente es la persona con la que queramos compartir una relación (el tiempo que llegue a durar está). Con esto (y quiero aclararlo específicamente) no me refiero a que vayamos por la vida analizando cada prospecto y haciéndole exámenes psicoanalíticos y psicométricos. Sino que tengamos una conciencia plena tanto de lo que sentimos, de porque queremos tener una relación e intentemos conocer un poco más a esa persona antes de dar un salto tan importante como lo es una relación de pareja.

Si bien soy fiel creyente que cada persona que llega a nuestra vida la conocemos en el momento justo. Que los amigos, familia y relaciones que tenemos son para lo que nos alcanzó… y que todo absolutamente todo pasa por algo. Creo que también podemos ser un poco más selectivos acerca de que personas dejamos entrar a nuestra vida y estamos dispuestos a compartirles nuestro “tiempo, dinero y esfuerzo” como diría mi hermano Ben Hadad.

¿Cuantas personas no conoces  que después de terminar una relación terminan preguntándose qué hacían al lado de una persona con la que no tenían absolutamente nada en común? Porque al final todos (o al menos eso quiero creer porque sigo sin conocer lo contrario)  estamos buscando tener una relación sana que nos permita crecer y evolucionar, que nos apoye, nos comprenda  y nos impulse.

Entonces porque no comenzar a hacer algo por construirla, basta de aceptar y conformarnos con lo que la vida nos manda y porque no comenzar a buscar y trabajar por lograr la relación que esperamos tener aprendiendo a marcar limites y a aceptar aquello que realmente queremos dentro de nuestro entorno y al mismo tiempo aprendiendo a rechazar aquello que no nos satisface sin miedo a dar una negativa a la otra persona intentando quedar bien solo por no herir sentimientos y susceptibilidades del otro, al final tenemos ese compromiso con nuestras relaciones sean del indole que sean ya que el cincuenta porciento de esa relación es nuestra responsabilidad.

pareja

Te deseo el valor, entendimiento, comprensión y sabiduria adecuada para poder determinar, marcar y defender aquello que necesitas en tu vida….
Me gustaría oír tu opinión. Deja tu comentario en mi blog.
Escribe a: think.ger.think@gmail.com
Haz una pregunta en http://ask.fm/TuittGer
busca y agrega el grupo y la pagina en Facebook: Thinkger.wordpress.com