Un capitulo no es todo un libro…


Para Monserrat Hernandez Chavez

 

Hace unos días platicando con mi amiga Sofía comenzó a contarme acerca de un chico que le gustaba desde que ambos todavía íba en el CCH (cabe mencionar que de esto tiene poco más de dos años); me conto de lo emocionada que estaba días antes de la cita. Sin embargo el dia de la cita por la noche justo cuando regreso y le pregunte como le había ido me respondio que estaba desilusionada.

desilusion (1)

Al cuestionarle las razones de su desencanto, ella me contesto argumentando que después de haber salido y conocido a su prospecto en cuestión se dio cuenta que no era lo que ella esperaba. Y no porqué esté fuera un patán; sino porqué él es un estudiante de altas calificaciones aun cuando esto implicará que fuera demasiado “cerrado” en algunos conceptos referentes a la vida cotidiana (cosa que mi amiga no lo es).

desilusion 2

Sofía me conto que no volvería a salir con él, lo cual me hizo reflexionar un poco y le formulará algunas preguntas, entre ellas: “¡Si el hecho de no volver a verlo estaba relacionado con que se sintiera in merecedora de él?”, si la cita fue buena y él no era un mal prospecto ¿Por qué dejar de salir con él y cerrarse a la posibilidad de conocerlo un poco más? ¿Cuántas veces nos auto saboteamos a nosotros mismos metiéndonos el pie en nuestras relaciones con los demás solo por el prejuicio o el miedo a lo que vaya ocurrir en un futuro?

desilucion 5

¿Acaso cuando elegimos tomar y leer un libro somos capaces de predecir lo que ocurrirá y como terminará la historia con tan sólo leer el primer capítulo?

desilucioon 6
Algo similar ocurre en las relaciones interpersonales, es necesario quitarse los miedos, aventurarse y correr riesgos, conocer a la otra persona y dejarnos conocer; para así poder ir escribiendo la historia que nos leeremos a futuro para así poder decidir cuál es el final de la historia de ambos personajes y que decidimos hacer con cada uno de ellos.

desilucion4

En muchas ocasiones las primeras citas son totalmente lo opuesto a lo que esperábamos sucedieran, es más esto llega a ocurrir en un gran porcentaje de las relaciones debido a los nervios de los involucrados; sin embargo esto no es una decisión determinante de que eso ocurrirá en las próximas citas futuras.

desilucion 3

Albert Einstein decía que: “Si queremos dejar de obtener los mismos resultados, debemos de atrevernos a hacer cosas diferentes”. Y asi es con las relaciones interpersonales, muchas veces queremos salir de la zona de confort donde estamos habituados, pero esperamos que las cosas cambien por si solas sin darles oportunidad a que sucedan.

Hay que dejar de prejuzgar, muchas veces no son suficientes unos minutos, unas horas, una plática o una cita con una persona para poder decir si la queremos o no dentro de nuestra vida. Hay que atrevernos a abrir las puertas de la comunicación y de la confianza hacia los demás si realmente queremos tener gente nueva en nuestra vida; esto último a veces cuesta trabajo, no siempre es fácil y no siempre resulta como nosotros esperábamos pero hay que atrevernos a correr riesgos. Por ultimo en cuestión de las relaciones interpersonales no hay nada escrito, es imposible predecir como terminarán nuestras historias con los demás, los capítulos los vamos escribiendo dia a dia con nuestros actos y nuestras palabras…

desilucion 7

 

Te deseo el valor, entendimiento, comprensión y sabiduría adecuada para poder determinar, marcar y defender aquello que necesitas en tu vida….

Me gustaría oír tu opinión. Deja tu comentario en mi blog.
en mi twitter: http://twitter.com/Tuittger
Escribe a: think.ger.think@gmail.com
Haz una pregunta en http://ask.fm/TuittGer
busca y agrega el grupo y la pagina en Facebook: Thinkger.wordpress.com

Anuncios

Erich Fromm


image

Imagen

Tu eres lo que escuchas…


“Sin música la vida sería un error.”
Friedrich Nietzsche

“Tu eres lo que escuchas…” Ese era el slogan de la extinta estación de radio Órbita 105.7 fm de la ciudad de México, la cual escuche durante todo el proceso que duro mi pubertad y parte de la adolescencia.

Pero más allá de esa frase publicitaria, es un hecho que a todas las personas nos gusta la música. Y al  menos de manera personal  hasta el día  de hoy, no conozco a ninguna persona que no el guste la música. Independientemente del genero que este sea,  la mayoría de personas se clasifican de acuerdo al genero musical que escucha, ya que hay música para todos los gustos, esta el: Folk, Jazz, R&B, Rock, Metal, Gótico, Ska, Reggae, Cumbia, Norteñas, Rancheras. Música Clásica, Electrónica, New age, Grunche, psyco, brit pop, etc…  Aquellas personas que suelen escuchar mas de un genero musical se autodenominan entre si como melómanos ó eclécticos.

Pero mas allá de los diversos géneros musicales que existen y que seguirán creandose conforme pase el tiempo. Y de independientemente de si nos llegan a gustar o no. Esta claro que desde que el hombre primitivo creo la música, esta lo ha acompañado a lo largo del tiempo. Evolucionando junto con él hasta nuestros días.

Creo, a manera  personal. Que uno de los momentos que más disfrutamos las personas es cuando escuchamos las melodías que nos gustan. La música es una compañía digna de escucharse ya sea tanto solos como acompañados. Y a su vez tiene la capacidad de poder hacernos cantar, reír y hasta bailar.

La música es tan mágica y poderosa que puede llegar a afectar nuestros estados de animo, poniéndonos  alegres hasta llegar a ponernos tristes. Y estos  estados a su vez pueden repercutir en las tareas psicomotoras y cognitivas. Una de las variables importantes que intervienen en estos efectos se refiere a la clase de música que se escucha en esos momentos. En este sentido, existen principalmente dos tipos:

1) Estimulante, que aumenta la energía corporal, induce a la acción y estimula las emociones.
2) Sedante, que es de naturaleza melódica sostenida y se caracteriza por tener un ritmo regular, una dinámica predecible, consonancia armónica y un timbre vocal e instrumental reconocible, con efectos tranquilizantes.
El nivel de activación depende también de la complejidad y familiaridad del oyente. Cuando es compleja, es cuando  contiene muchos cambios y gran cantidad de información, es difícil de seguir y comprender, por lo que no es tan placentera. Pero una música conocida por lo general siempre será preferida en relación con una desconocida. En ocasiones puede ser que no se conozca la pieza musical como tal, pero sí su estructura musical, debido a que se haya tenido contacto con otras piezas con una estructura similar.

Cada vez que escuchamos música, esta entra a través de nuestros oídos y es recibida por nuestro cerebro de manera distinta. Ya que por un lado están las: a estructuras, los intervalos, la calidad y el timbre armoniosos y los patrones espaciales temporales de largo plazo que son reconocidos por nuestro hemisferio no-dominante (en la mayoría de nosotros es el hemisferio derecho). Y por otro lado tenemos a  las signaturas de corto plazo de la música como ser el volumen que cambia rápidamente, la trayectoria exacta y rápida del tono, el tempo y la letra son reconocidos por el hemisferio dominante (en la mayoría de nosotros el izquierdo).

Pero a la música también se escucha desde el corazón.  Ya que la medida de nuestro pulso, tiende a sincronizarse al compás de la música que estemos escuchando. Y cuanto más rápidos sean los compases de la música, más rápido nuestro pulso. Es por eso que al escuchar música electrónica muchas personas se sienten mucho mas despiertas y activas.

Pero mas allá de como afecta la música al cerebro (de lo cual escribiré en otra ocasión, puesto que el tema es demasiado completo y extenso como para bordarlo en un solo post). La idea de estrada esta enfocada hacia la música, pero no hacia lo que escuchamos… Sino hacia lo que cantamos.

Y es que dentro de la programación neurolingüística (PNL), existe la regla de que todo lo que decimos, hacemos  y  creemos termina reflejándose en lo que somos modificando nuestro entorno.

¿Cuantos de nosotros repetimos varias veces al día una canción una y otra vez, solo por que nos gusta sin darnos cuenta de lo que estamos cantando? Y por consiguiente mandamos ese mensaje a nuestro inconsciente y/0 al Universo (como mejor guste pensarlo), y que al final terminara regresando transformando nuestra realidad…

Por ejemplo, de pequeño mi madre solia poner canciones de Timbiriche, Flans, Mecano, Depeche Mode, Café Tacvba… pero también ponía canciones de Yuri, Lupita D´aessio, Amanda Miguel, Roció Durcal, Juan Gabriel, Daniela Romo… que al final es música, pero la mayoría de las canciones de estas ultimas cantantes están cargadas de un fuerte sentimiento de dolor, desamor y despecho. Y al final como suele decir Salvador Núñez O.P (pueden encontrarlo y seguirlo en twitter como: @salvadornop):  “Cantar es decretar”.

Y así fue como muchos de nosotros crecimos con esas canciones, que nos enseñaban que el amor era dolor, sufrimiento, infidelidades y soportar muchas otras cosas, y esa idea la repetimos tantas y tantas veces que inconscientemente se fue haciendo cada vez más grande. Y terminamos proyectándola hasta convertirla como parte de nuestra realidad. Intenseando en cada relación, sufriendo por que creíamos que eso era el amor… Hasta el día que nos demos cuenta de que con solo cambiar lo que decimos, lo que hacemos, lo que cantamos podemos cambiar nuestra perspectiva de ver la vida y así ir construyendo la vida que queremos.

Recordemos que la vida no es lo que se atraviesa en nuestro camino, sino lo que nosotros hacemos con esas experiencias para salir adelante. Y que al final los obstáculos que se presentan en nuestro camino algunas veces son pruebas y en otras ocasiones nosotros mismos somos quienes ponemos esos obstáculos.

Namaste

Gerardo M. Santaolalla

Me gustaría oír tu opinión. Deja tu comentario en mi blog.
Escribe a: think.ger.think@hotmail.es
en mi twitter: http://twitter.com/GerThink
ó busca y agrega el grupo en Facebook: Blog Thinkger  

Jose Saramago:


Alejandro Jodorowsky:


Julio Cortazar: