Lección de Fotografía No.1 : “El Encuadre”


El miércoles de la semana pasada asistí a mi primera clase de fotografía urbana. Haciendo un poco de retrospectiva referente a  los conceptos básicos, se hablo del encuadre. Tomando eso como una idea para crear una analogía, me inspiro a escribir lo siguiente:

Dentro de la fotografía existen una serie de conceptos básicos y necesarios que son primordiales para poder tener una buena composición y aprender a obtener buenas tomas. Uno de esos conceptos clave es el encuadre.

La definición del encuadre en términos de un fotógrafo podría interpretarse como el siguiente: “Es la captura de la realidad exterior eligiendo y organizando los elementos que formarán parte del contenido de la imagen, es decir en otras palabras, todo aquello que el fotógrafo sitúa dentro de la fotografía y la porción del escenario que elige captar. ”

Siendo objetivo a pesar de que se puedan obtener una serie de pasos que nos enseñaran la teoría sobre como poder encuadrar una imagen. Al final el artista como tal puede elegir usar o desechar tales conceptos para construir un propio modelo personal de imágenes.

Pero si nosotros mismos fuéramos fotógrafos profesionales y nos pidieran tomar una escena que refleje nuestra vida diaria. Que nos permita desnudar nuestra alma con el espectador y que le explique cual ha sido nuestra visión de ver la vida.

¿Qué cosas erigirías capturar en una fotografía y por que?
¿Qué pondrías dentro de tu encuadre?
¿Qué cosas y personas conformarían tu composición?
¿Permitirías que las personas que te han hecho daño o herido estuvieran dentro de esa toma? ¿Retratarías aquellas situaciones y/u objetos que te traen recuerdos de sufrimiento y dolor?

Independientemente de lo que hayas decidido capturar para reflejar lo que ha sido tu experiencia de vida. Creo que cada instante cada uno de nosotros elige lo que quiere llevar consigo y cargarlo por el resto de sus días.

Si para ti una persona o circunstancia te hizo daño y te hirió es evidente que eso te marcara de por vida y que afectara tus relaciones y experiencias a futuro, cuando veas relacionado algo que te este pasando en ese instante con lo que te marco hace años.

Existe un dicho que dice: “Nadie puede cambiar, borrar una letra, o arrancar una pagina del libro de su vida. Pero siempre podrá aventar el libro al fuego.”

Entiéndase que lo que nos sucedió en el ayer, siempre estará con nosotros en nuestra memoria. Pero depende de nosotros si preferimos guardarlo como una experiencia que nos enriqueció de algo, que nos permitió la capacidad de aprender, de luchar. O si preferimos conservarla como un recuerdo traumático que nos limite y nos impida hacer muchas cosas el resto de nuestra vida. O mejor aún suprimir ese recuerdo, pero sin olvidar la enseñanza que nos dejo.

Cada quien como fotógrafo de su propia  vida decide que escena tomar y compartirla con los demás, si le damos mas importancia a lo que nos hirió, a quienes nos lastimaron. Eso será lo que quede plasmado en nuestra fotografía y lo que hable de nosotros sin que siquiera pronunciemos palabra alguna.

Y esa colección de diapositivas son las que nos representaran ante los demás, las que hablaran de nosotros y las que nos llevaremos de viaje con nosotros a cualquier lugar donde vayamos hasta el último de nuestros días.

Es necesario detenernos un momento para tomar en cuenta que cosas nos sirven y que cosas ya no son necesarias en nuestra vida. Elegir que queremos exponer dentro de nuestra fotografía y que queremos dejar fuera de nuestro encuadre, por que no nos es útil seguirlo mostrando al mundo.

Decidir hacia donde queremos apuntar nuestra camara, si hacia el pasado o hacia el presente. Enfocar aquello que queremos tomar, deshacernos de lo que no queremos que forme parte de nuestra escena. Sacar del marco aquello que simplemente ya no quremos o ya no nos sirve. Apretar el obturador sin miedo al resultado y esperar a que salga la imagen final.

Y vamos que diablos si la primera foto no nos queda a la primera, volver a intentarlo, apretar el obturador una tras otra… cinco, diez, quince… cuarenta veces. Citare una frase de Minor White  que dijo mi profesor en clase: “Siempre estoy fotografiando todo mentalmente para practicar”.

Así que:
¿Ya decidiste que vas a encuadrar antes de apretar el obturador?
¿Que cosas quieres dejar fuera de tu encuadre?
¿Estas preparado para apretar el obturador?

Tres… dos… uno…

GERARDO M. SANTAOLALLA

Me gustaría oír tu opinión. Deja tu comentario en mi blog. Escribe a: think.ger.think@hotmail.es  ó en mi twitter: http://twitter.com/ThinkGer

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Ricardo Castro
    Mar 13, 2012 @ 00:08:25

    Justamente lo que escribes es la esencia del encuadre fotográfico, el cual no es más que una analogía de la vida vista a través del lente.

    Responder

    • ThinkGer
      Mar 13, 2012 @ 14:21:57

      Gracias…
      Que bueno que se haya tomado el tiempo necesario para visitar mi blog y dar una leida.

      Es una analogía al igual que varias que he creado. Pienso que toda cosa que hacemos, y sobre todo el arte tiene una enseñanza y un aprendizaje aplicada no solo como una acción sino como un sentido de vida.

      Depende de nosotros si la vemos de forma superficial o nos adentramos en la espiritualidad de cada cosa.

      Buen resto de semana.
      Nuevamente Gracías por darse tiempo y visitar mi blog.

      Nos vemos en clase.

      Responder

¿Qué estas pensando?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: