Soy Positivo


“La libertad no es una filosofía y ni siquiera es una idea: es un movimiento de la conciencia que  nos leva, en ciertos momentos, a pronunciar dos monosílabos: Sí o No. En su brevedad instantánea, como a la luz del relámpago, se dibuja el signo contradictorio de la naturaleza humana.”

(Octavio Paz, La otra voz).

“La vida de hombre no puede “ser vivida” repitiendo los patrones de su especie; es él mismo – cada uno – quien debe vivir.”

(Erich Fromm, Ética y psicoanálisis).

Hace algunos meses cuando publique a un amigo una reflexión acerca de “Los cuatro acuerdos de la sabiduría tolteca” tuve una pequeña discusión con uno de sus amigos, por que argumentaba que yo era demasiado optimista y vivía en un mundo color de rosa.

Hace algunas semanas al escribir una columna en mi blog, tuve también una discusión similar con un lector que argumentaba que yo no quería darme cuenta de la realidad que estaba ocurriendo allá afuera.

Hace unos días al escombrar mi habitación encontré este escrito que hice hace ya bastante tiempo y ni siquiera recordaba.

Esto lo dedico a esas dos personas… señoras y señores este escrito es para ustedes.

Y aclaro, no vivo en un mundo de rosa ni alejado de la realidad. Solo me gusta enfocar las cosas desde otra perspectiva.

Soy Gerardo y soy optimista.

Soy optimista porque sinceramente creo que es demasiado fácil enojarse por todo. Porque creo que cuando  piensas demasiado en algo esto termina tarde o temprano volviéndose realidad. Y honestamente prefiero creer en un utópico mundo donde todo sea posible a pensar que el mundo es cada día peor de lo que fue ayer.

Soy positivo, porque creo que lo que es lo que le hace falta a este mundo. Y aunque por el momento pensemos que los que queremos el bien para nuestro país, somos minoría. Sé que algún día la luz terminara deslumbrando todo, aun en la oscuridad.

Soy positivo porque prefiero levantarme,  sonreír y aprender ante los problemas. Que ponerme a llorar y quejarme con todo el mundo esperando causar lastima para que otros me ayuden.

Soy optimista porque sé que aunque a veces las cosas no salgan como deseo, al final todo es un constante aprendizaje y tiene alguna razón de ser, aunque esta me sea
desconocida.

Soy optimista porque sé que cuando alguien está triste y deprimido siempre preferirá recurrir a alguien que sepa escucharlo, que lo consuele, lo aconseje y siembre en él una semilla de esperanza.

Porque la esperanza combinada junto con la acción, pueden cambiar todo basta con primero creerlo e inmediatamente comenzar a intentarlo hasta lograrlo.

Soy optimista porque para que buscarle un pero a todo, juzgar a los demás, estar de mal humor, gritar y enojarse por todo es demasiado fácil. Yo prefiero ayudar, bendecir y agradecer en medida de mis posibilidades a quienes me lo soliciten.

No soy un gurú, un santo, un profeta  y mucho menos alguien que pueda cambiar este mundo. Solo soy yo… Una persona común que tiene una parte espiritual encerrada en un recipiente llamado cuerpo.

No he venido a enseñar nada a nadie, de hecho el propósito y la intención de que me encuentre aún con vida el día de hoy es porque sé que aún me falta demasiado por aprender, corregir, destruir, reinventar, generar, co-crear, madurar y cambiar… Porque el cambio es lo único constante en esta vida.

Lo poco que conozco intento compartirlo con los demás si llega a servirles en algún momento de su vida, que bueno. Si no es así, ni modo. Pero reitero que no pretendo cambiar a nadie, ni adentrarlo dentro de mis propias creencias. Cada quien tiene un
libre albedrío y así mismo cada uno viene a aprender cosas distintas.

Tal vez este loco, tal vez este soñando, tal vez merezca ser condenado y encerrado en un manicomio por no ser realista. Pero por el momento estoy libre, tengo vida, soy dueño de mis sentidos, de mis actos, de mis emociones… y preferiría morir con los brazos abiertos por ayudar a alguien más que morir no solamente con los brazos, sino con los puños, los ojos y el corazón cerrados.

Igual y parezco burdo, infantil… Pero son mis creencias y es mi elección creer, querer y ser como soy. Y como tal merezco ser respetado como cualquier otra persona.

Al final de cuentas cada quien es libre de lo que quiere creer… según su nivel de CONCIENCIA.

Gerardo Mendoza Santaolalla

Me gustaria oir tu opinion. Por favor escribre a: think.ger.think@hotmail.es o deja tu comentario en mi blog. O en mi twitter: http://twitter.com/thinkger

Anuncios

¿Qué estas pensando?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: