México


A la mayoría de nosotros se nos podrían olvidar muchas cosas en un día: las llaves, un libro, un cuaderno, alimentar al gato, sacar a pasear al perro, la cartera, el celular, etc.

Es mas se nos podrían olvidar hasta nuestro nombre, los años que tenemos y hasta el día de la semana en que estamos… se nos podría olvidar casi todo menos dos cosas, nuestra nacionalidad y las raíces, tradiciones y costumbres de nuestro país.

Las  raíces de nuestra patria no solo hablan de nuestro país de origen; también hablan de nosotros de donde venimos,  de quienes somos, de que nos gusta, de lo que amamos y por que no, hasta de aquello que odiamos.

Desde que nacemos no importa el país del que seamos, ni el idioma que hablemos. El formar parte de una nacionalidad se vuelve algo más que solo una identificación; se vuelve un código cultural que queda prácticamente plasmado dentro de nuestro ADN personal. Y es que por lo general  nuestros padres no solo nos inculcan valores con los que creceremos; sino también nos enseñan las creencias, los ritos y tradiciones que nos acompañaran durante la infancia y hasta mínimo la adolescencia que será la etapa donde elegiremos si continuamos con estas tradiciones, lo transformamos o buscamos unos nuevos.

Yo naci en el Distrito Federal, y aunque mi domicilio se encuentra en el estado de México, la mayor parte de mi tiempo ya sea laboral, académico, cultural, recreativo, mis fines de semana y demás tiempo libre me lo paso en el DF.

Soy católico por tradición, mas new age por convicción… y así a lo largo de poco mas de veintitantos años que llevo de coexistir y de consumir el oxígeno de este planeta e ido comprendiendo, aprendiendo, rechazando, aceptando, transformando o mutilando todas aquellas creencias que con el tiempo se han vuelto parte de mi código cultural.

 Pero a pesar de todos los cambios que he tenido (como todo buen escorpión), a lo largo de todos estos años que llevo viviendo en este lugar. Hay algo que permanece irrevocable e inmutablemente. Mi amor por México.

 Independientemente de si perteneces a este país, eres de la luna, de Marte, o solo estas de paso por aquí… con México no hay medias tintas: o lo amas o lo odias.

México es un país de contrastes, de colores, tanta diversidad que se ve reflejada  en cada una de sus calles, en cada uno de sus habitantes, lleno de olores, de sabores, pero sobre todo de magia…  desde inicios de su fundación México ha estado marcado por  grandes historias que nos hablan de lugares, hechos, personajes  historias que han sido alimento substancial de la tradición oral y que han perdurado hasta nuestros días…

México es el país donde me toco nace, donde he ido creciendo, aprendiendo, dejando mis huellas, donde se encuentran mi familia, mis amigos, mis historias de amor, mis recuerdos.  Y es que este país me ha dado tanto, y tiene tantas cosas para comentar que puedo llevarme varios post para hablar de las maravillas de este país…

(Continuara…)

Y a ti,  ¿Te gusta México?

Gerardo M. Santaolalla
Septiembre  2011

Anuncios

¿Qué estas pensando?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: